TERRORES NOCTURNOS Y SUS IMPLICACIONES PSICOLÓGICAS

"Podemos perdonar fácilmente a un niño que tiene miedo de la oscuridad;
la verdadera tragedia de la vida es cuando los hombres tienen miedo de la luz."
Platón
En consulta cuando trato niños, muchas ocasiones llegan con problemas de sueño sobre todo los terrores nocturnos.
Pero, ¿qué son los terrores nocturnos?
Los terrores nocturnos son interrupciones del sueño acompañados en ocasiones de pesadillas, este trastorno del sueño aparece entre el 1 y el 7% de los niños en edad escolar, este problema se suscita alrededor de los 2 y 4 años de edad, generalmente es en los varones y disminuye con la pubertad.
Resultado de imagen para terrores nocturnos
Las características de este trastorno son:
- Son parasomnias de la fase de sueño profundo no REM
- Suelen producirse entre el 3er y 4to estadio del primer ciclo de sueño, una o dos horas después de empezar a dormir.
- Muestran inquietud, agitación y angustia.
- Se caracteriza por un despertar abrupto que empieza con llantos y gritos acompañados de expresiones de pánico mientras el niño se sienta en la cama o corre por toda la casa, con movimientos repetitivos.
- El niño permanece semidespierto, confuso, desorientado y con taquicardia, aceleración del ritmo respiratorio, sudor, mirar fijamente, pupilas dilatadas, piel y pelo erizado y rubor facial.
- Durante estos episodios, que suelen durar entre 5-15 minutos y terminan espontáneamente, el niño no reconoce a los que le rodean ni responden a medidas tranquilizadoras, tras lo cual se vuelve a dormir y no recuerda nada al día siguiente.
- Se recomienda realizar un diagnóstico diferencial con la epilepsia.
Se puede confundir con las pesadillas, pero existen diferencias, los terrores nocturnos se producen durante el sueño no REM, en el primer tercio de la noche y al día siguiente no se acuerda de nada.
En las pesadillas, por otro lado, aparecen en el sueño REM, en el último tercio de la noche y al día siguiente el pequeño recuerda lo sucedido, no se produce confusión al despertar, desplazamientos desde la cama o violencia y las descargas autonómicas son ligeras.
Las pesadillas son más frecuentes, y se dan entre el 10 al 50% de los niños de 3 y 5 años, es más frecuente en las niñas.
Se cree que los terrores nocturnos no ocasiones problemas emocionales graves, sin embargo se debe observar la frecuencia con la que aparecen, entre más se manifiesten en la semana, cada noche o varias veces por la noches.
Resultado de imagen para terrores nocturnos
Los terrores nocturnos ocurren normalmente por una sobreactivación del sistema nervioso central (SNC) durante el sueño, lo cual puede ocurrir porque el SNC esta aún madurando.
Aproximadamente el 80% de los niños que tienen este trastorno tienen algún familiar que ha experimentado una alteración del sueño similar.
Los terrores se observan en niños que:
- Están cansado o estresados
- Toman nuevas medicaciones
- Duermen en un nuevo ambiente alejados de casa
Las causas varían:
  1. Evolutivas: su carácter temporal hace que desaparezca espontáneamente.
  2. Congénitas: estado de salud mental, enfermedades crónicas y retraso en el neurodesarrollo.
  3. Circunstanciales: Situaciones temporales que puede alargarse  y afectan al sueño, entre ellos se encuentra el estrés, ansiedad, sentimientos de culpa, temor a ser castigado, experiencias traumáticas, trastorno de adaptación y celos.
  4. Del entorno: ver televisión o videojuegos, dinámicas familiares, ambiente desorganizado, métodos de crianza o tipo de apego, entorno socioafectivo.
Resultado de imagen para terrores nocturnos
Algunas repercusiones que se ha encontrado son Conductuales, Cognitivas, Emocionales y Orgánicas, entre las que encontramos:
  • Agresión a personas o animales
  • Destrucción de objetos
  • Escasa empatía
  • Ausencia de responsabilidad
  • Mentiras
  • Desconocimiento de las reglas
  • Comportamiento desafiante
  • Déficit de atención y memoria
  • Deficiencias de pensamiento y razonamiento abstracto, y flexibilidad cognitiva, falta de concentración.
  • Fracaso escolar
  • Fátiga
  • Ansiedad
  • Depresión y bajo estado de ánimo
  • Mal humor, enfado, irritabilidad, baja contención emocional e incapacidad para regular el carácter y mostrar afecto.
  • Puede afectar el sistema cardiovascular e inmunológico, el sistema endocrino y el metabolismo de la glucosa.
  • Perturba el retraso en el desarrollo o crecimiento.
Ahora bien, en los adultos pueden ocurrir a cualquier edad, sus síntomas son parecidos a los niños, aunque las causas, tratamiento y pronóstico son diferentes.
En los adultos puede ocurrir cada noche si no se duerme lo necesario, no se lleva una dieta adecuada o si están ocurriendo acontecimientos estresantes. Aunque es un trastorno que ocurre menos, se puede corregir siguiendo el tratamiento o mejorando los hábitos del sueño y el estilo de vida. Se ha encontrado evidencia de que los terrores nocturnos están asociados a otros trastornos mentales.
Para diagnosticar se requiere ir a un profesional para realizar las pruebas psicológicas o físicas para identificar que condiciones pueden contribuir o qué otros trastornos coexisten.
Se requiere además realizar:
  • Electroencefalograma (EEG) que mide la actividad cerebral.
  • Polisomnograma: es una prueba que mide el ciclo vigilia-sueño, actividad cerebral, movimientos de los músculos, movimiento de los ojos y movimiento del corazón.
  • Imagen por resonancia magnética
Resultado de imagen para terrores nocturnos
Los tratamientos para terrores nocturnos que no son frecuentes no se requieren, pero para terrores constantes y frecuentes son los que requieren atención.
Sin embargo, en los niños no existen daños, pero para los padre se convierte en algo sumamente estresante.
Los padres pueden mandar a la cama nuevamente al niño, intentan hablarle al niño para relajarlo, o simplemente los dejan hasta que termina el episodio.
El golpear al niño o gritarle empeorara el episodio, y eso si afectaría al pequeño.
Las recomendaciones que se dan:
  • Cambiar hábitos de sueño
  • Reducir eventos estresantes
  • Recurrir al especialista para realizar estudios pertinentes.
  • Medicación en ciertos casos
  • Despertares programados, despertar al niño 15 a 30 minutos antes del momento en que suele ocurrir el terror nocturno, para romper el ciclo de sueño y prevenir el episodio.
  • Prevención de accidentes.
Fuentes de referencia
  • https://www.lifeder.com/terrores-nocturnos/
  • https://reunir.unir.net/bitstream/handle/123456789/2305/CLARA_PARRA_TFG.pdf?sequence=1&isAllowed=y
  • https://www.researchgate.net/profile/Maria_Peraita-Adrados/publication/7877513_Advances_in_sleep_disorders/links/00b7d5207578e861c8000000/Advances-in-sleep-disorders.pdf

Entradas populares de este blog

LOS PACKS, LA NUEVA MODA SEXUAL ADOLESCENTE

EL OCIO: BENEFICIOS, VENTAJAS Y DESVENTAJAS.

ASPECTOS PSICOLÓGICOS DE LAS ENFERMEDADES DE TRANSMISIÓN SEXUAL