COMPROMISO, VALOR Y OPOSICIONISMO

En el artículo anterior hablamos sobre el compromiso y el propósito, en esta ocasión tomaremos el tema del compromiso, valor y oposicionismo.
El compromiso es la capacidad de un individuo para tomar conciencia de la importancia que tiene para cumplir con el desarrollo de su trabajo o acción  dentro de un plazo que se ha estipulado, asumiendo la responsabilidad ante su esfuerzo para lograr un objetivo.
El valor es una cualidad que confiere a las cosas, hechos o personas una estimación, ya sea positiva o negativa. El valor se encuentra en la conciencia.
Imagen relacionada
El oposicionismo o negativismo, esta definido como el Trastorno desafiante por oposición (TDO), como un patrón recurrente de conducta negativista, desafiante, desobediente y hostil hacia figuras de autoridad que se mantiene por lo menos durante seis meses. Los comportamientos negativistas y desafiantes se expresan por una terquedad persistente, resistencia y mala tolerancia a las órdenes, negativa a comprometerse, ceder o negociar con adultos o compañeros. Igualmente hay una tendencia deliberada a sobrepasar los límites o normas establecidas, aceptando mal o culpabilizando a otros de sus propios comportamientos.
Ya definidos cada uno de los conceptos, desglosemos como están unidos, si notamos el compromiso que tiene una persona ante ciertas acciones, situaciones o personas; el valor como se dijo anteriormente es la cualidad que se le dan a ciertas cosas o personas, si nos comprometemos ante algo o alguien, le damos valor a ello y eso significa que tiene un alto grado de importancia para nosotros, lo cual estaremos dispuestos a realizar sin ningún pesar.
Sin embargo, cuando no estamos comprometidos ni le damos el valor suficiente, significa que no estamos de acuerdo, sentimos obligación ante esa acción y el comportamiento que culmina es desafiar a quien nos estableció  ese compromiso, normalmente esto sucede en niños y adolescentes, los adultos controlan ese comportamiento, pero el sentimiento de desacuerdo persiste y produce estrés y enojo.
Este comportamiento negativista ante algo que no se desea hacer, trae consigo una serie de sentimientos y acciones tanto en la persona como en el ambiente en el que se encuentra el individuo, todo se vuelve hostil y con una sensación de rechazo, la misma persona ante los demás, no es aceptada y es aislada paulatinamente, ya sea como una autocensura o en su caso por el mismo entorno.
Resultado de imagen para oposicionismo y compromiso
Lo que se recomienda en estos casos, primero que nada es notar si la situación a la que se ve comprometido el individuo, realmente podrá ser realizada por este con gusto y aceptación, en caso contrario, mostrarle los pros y contras que tienen el realizarlo o el no hacerlo, existen situaciones que aunque no nos gusten debemos realizar, porque es algo que producirá un bien, por ejemplo, realizar ejercicio de manera regular, pudiera pasar que no se esta de acuerdo en realizar esta acción pero debemos comprender que es para nuestro beneficio, y no pelear porque no nos guste hacerlo, existen otro tipos de acciones que no son tan buenas o beneficiosas, y que el ambiente o alguna persona nos obligue a hacerlo, en este caso lo que se recomienda es dialogar, encontrar un punto medio para que esta situación no se convierta en algo aberrante.
Si se te esta presentando una circunstancia donde debes comprometerte, lo primero que debes hacer es valorar si esta situación es realmente algo que te gustaría hacer y si no es así, piensa el por qué no deseas hacerlo, analízalo, y llega a una conclusión de los hechos, si al final no deseas realizarlo, el rechazo debe ser contundente pero siempre con respeto, sin ser hostil o grosero, y muestra el por qué no es para ti factible el realizarlo.


FUENTES DE REFERENCIA
  • http://definicion.de/valor/
  • https://es.scribd.com/doc/56674763/OPOSICIONISMO-COMO-PROBLEMATICA-ESCOLARarregladooo

Entradas populares de este blog

ASPECTOS PSICOLÓGICOS DE LAS ENFERMEDADES DE TRANSMISIÓN SEXUAL

EL OCIO: BENEFICIOS, VENTAJAS Y DESVENTAJAS.

PSICOTERAPIA DE JUEGO DESDE EL MARCO COGNITIVO-CONDUCTUAL