TERAPIAS DE TERCERA GENERACIÓN

Hablar de las terapias de tercera generación significa que estamos en un búsqueda de mejora en las relaciones terapéuticas, con mejores técnicas y permitiendo al paciente una mejora significativa. A continuación les platicaremos un poco de las primeras generaciones.

La primera generación trata de la terapia conductista, la cual se trata del condicionamiento clásico de Pavlov y el condicionamiento operante de Skinner. Estas técnicas se ocupaban sobre los miedos, fobias, depresiones, etc., todo sobre conductas especificas, sin adentrarnos a los pensamientos o sentimientos de la persona, solo condicionábamos el cambio de ciertas conductas.

En la segunda generación se integra lo conductual junto con lo cognitivo, la cual se manejan los pensamientos o cogniciones que suelen ser distorsionados y son causas de trastornos psicológicos.
En la Terapia Cognitivo-Conductual se han tratado estos trastornos junto medicamentos, y ambos han resultado con eficacia en conjunto. Es el tratamiento del pensamiento con la conducta, y como ambas pueden afectar a la persona.
Imagen relacionada
Las terapias de la tercera generación surgen ante las dificultades de las terapias de modificación de conducta mas tradicionales para poder modificar el comportamiento en la vida diaria de la persona, sin control directo de contingencias, y para poder actuar sobre los problemas a partir de una  hora de sesión clínica con individuos adultos. Se notaron las dificultades para abordar inicialmente los temas más cognitivos, pensamientos, obsesiones, recuerdos, traumas, etc., con las técnicas de modificación de conducta, que habían sido suplidas en su explicación por las denominadas cognitivas-conductuales. Aquí se comienza a cambiar pensamientos y recuerdos como cualquier otra conducta, a partir del lenguaje, pero sin misterios ni teorías profundas sobre la mente del individuo. Además, que los problemas de generalización y mantenimiento a largo plazo en muchos problemas clínicos de tipo crónico, con largas historias de tratamiento, y con problemas existenciales o vitales, que hasta ahora solo abordaban otro tipo de psicólogos.
Resultado de imagen para terapias de la tercera generacion
Dentro de esta tercera generación encontramos:

1. La Terapia de Aceptación y Compromiso: surge del conductismo radical, esta se realiza como una alternativa al trabajo psicoterapéutico con pacientes de consultas externas, con problemas graves de índole emocional  y donde el terapeuta no tiene un control directo sobre el ambiente donde viven. Esta terapia no consiste en la aplicación de una técnicas diseñadas para quitar sensaciones o pensamientos desagradables o negativos, sino para que la persona comprenda que, con frecuencia, debe aceptar el malestar y contextualizarlo adecuadamente, aprendiendo nuevas formas de relacionarse con ese malestar.
Resultado de imagen para terapias de la tercera generacion
2. La Psicoterapia Analítico Funcional; esta se basa en el análisis funcional de las conductas de los pacientes. Las contingencias de reforzamiento que ocurren dentro de la sesión  (reforzamiento natural y moldeamiento).  En esta terapia se dan las conductas y la equivalencia funcional; entre sus características encontramos: la relación terapéutica, las conductas clínicamente relevantes y las reglas terapéuticas. En esta terapia no se ve a la persona como una víctima de un trastorno o déficit sino como alguien que actúa en función de un contexto determinado. El psicólogo debe comprender la función de la conducta y no quedarse con su forma. Debe aprehender para qué le sirve al sujeto su comportamiento, por qué necesita actuar así o qué gana y qué pierde a la larga.

3. La Terapia de Activación Conductual: es un procedimiento que enfatiza los intentos sistemáticos de incrementar conductas que hagan probable el contacto con las contingencias ambientales reforzantes y produzcan cambios en los pensamientos, el humor y la calidad de vida, se trata de activar a la persona en la medida de sus posibilidades actuales y de acuerdo con sus intereses y valores. No se trata de cambiar los pensamientos y el humor para después actuar, sino rehacer la vida a pesar de estar "mal".
Resultado de imagen para terapias de la tercera generacion
4. La Terapia Integral de Pareja: esta terapia tiene tres bases fundamentales; se puede volver al análisis funcional como forma de evaluar los problemas de pareja; se utiliza el reforzamiento natural y se usan reglas terapéuticas; y se le da importancia al contexto en el que surgen los problemas, donde se da énfasis a la historia del individuo en los problemas actuales. En esta terapia cada miembro de la pareja tiene una versión diferente del conflicto, debido a su propia historia personal, esto los vuelve mas sensibles a situaciones que ocurren en el conflicto, es difícil que cada uno acepte la versión del otro, lo cual quizás acercaría a la realidad de lo que ha pasado. El saber que existe dolor dentro del conflicto puede partir en dos direcciones, una es acusar al otro y continuar el conflicto, pero si no se acusan mutuamente podrá ser el camino a la aceptación, además de no crear falsas expectativas.

5. Terapia Dialéctica-Conductual: esta intervención es un programa de tratamiento que se enmarca en la terapia cognitivo-conductual, cuyo objetivo fundamental es que el paciente aprenda a regular las emociones extremas, reduciendo las conductas desadaptativas dependientes del estado de ánimo y que aprenda a confiar y validar sus propias experiencias, emociones, pensamientos y comportamientos. Aquí aceptar y validar es importante para el paciente. Este tipo de terapia es realizado por un equipo de terapeutas, que reciben retroalimentación y supervisión de otros colegas en el seguimiento de cada uno de los casos.
Resultado de imagen para terapias de la tercera generacion
6. La Terapia Cognitiva basada en Mindfulness: se utilizan técnicas como la meditación, los cuales son parte del proceso o mecanismo de cambios. Es entrar en profundidad a la persona utilizando la filosofía y técnicas orientales. Mindfulness se describe como un proceso de mantener cierto tipo de atención especial a la experiencia presente momento a momento, o bien el "Mantenimiento de una conciencia viva a la realidad presente". Es una técnica que permite incrementar la conciencia y responder habilidosamente a los procesos mentales que contribuyen al desarrollo de trastornos psicopatológicos y a otro tipo de problemas del comportamiento. En este proceso se da una observación participante en la que el sujeto no es un testigo imparcial, la experiencia se podría definir como un proceso no lingüístico, no es verbal ni se captura en palabras, es ante todo una experiencia, que explora diferentes niveles de percepción y pretende ser liberador de un proceso de sufrimiento condicionado, para llegar a la espiritualidad y a la trascendencia.

FUENTES DE REFERENCIA
  • www.psicologia-online.com/psicologia_clinica/nuevas_terapias_psicologicas/terapias-de-tercera-generacion.html
  • www.enfoquecentro.com/que-son-las-terapias-de-tercera-generacion/
  • www.psicoterapiabilbao.es/wp-content/uploads/2015/12/Expo-terapia_de_tercera_genracion_carlos_ventura.pdf
  • psicopedia.org/4116/las-terapias-de-tercera-generacion/

Entradas populares de este blog

DISLEXIA DIFERENTE AL PROBLEMA DE LECTURA

DISARTRIA Y DISORTOGRAFIA

EL OCIO: BENEFICIOS, VENTAJAS Y DESVENTAJAS.