LA HIPERTENSIÓN Y EL ESTRÉS


Específicamente en esta ocasión hablaremos sobre un problema físico que ha ido en aumento, la hipertensión y el estrés.
La hipertensión es un trastorno de carácter multicausal, lo cual determina la existencia de diferentes acciones que sucumben sobre la presión arterial. La identificación de los factores de riesgo constituyen una tarea importante para su prevención, tratamiento y control. Se debe tomar en cuenta el carácter genético y otro de carácter psicosocial. Entre los primeros se destacan la edad, el sexo, la raza y los antecedentes familiares. Dentro de los riesgos psicosociales se destacan aquellos comportamientos que hacen a la persona más vulnerable a padecer el trastorno, tales como hábitos inadecuados de alimentación, tabaquismo, alcoholismo, sedentarismo y estrés.
El estrés es uno de los principales problemas que actualmente tiene la población en general, este problema causa diversas sintomatologías desde problemas físicos, emocionales y sociales.
Con frecuencia encontramos que los pacientes hipertensos señalan que su hipertensión es emotiva, pues reconocen que generalmente los incrementos en su presión arterial se asocian a situaciones estresantes aún cuando se encuentran bajo tratamiento con fármacos hipotensores.
El estrés es la respuesta del cuerpo a estímulos intensos, como temperaturas frías, ruidos, conflictos, etc., esto estimula el sistema nervioso central y libera hormonas del estrés, epinefrina, norepinefrina y cortisol, de la corteza y de la médula suprarrenal. Existen situaciones de estrés "positivo" (eustrés) que estimulan las actividades cotidianas y de estrés "negativo" (distrés).
En este último, las respuestas del cuerpo al estrés están desbordadas y en el caso de una reacción crónica puede afectar negativamente a la evolución de la hipertensión. El ruido, la presión de la responsabilidad, la agitación, la falta de reconocimiento, el miedo a perder el sustento, los problemas familiares o las preocupaciones del trabajo: todo puede desencadenar el estrés.
La respuesta al estrés prepara nuestros cuerpos para situaciones difíciles. La presión arterial sube, la respiración se acelera, el corazón late más deprisa y los músculos se vuelven más tensos. Una vez que ha pasado ese estado, el cuerpo puede relajarse de nuevo y volver a la normalidad.
Pero en ocasiones, el estrés constante nos puede enfermar, es importante aprender a enfrentarse al estrés. En el caso de padecer hipertensión, el reposo y la relajación suficiente es especialmente importante. Las personas hipertensas deben procurar dormir lo suficiente, gozar de vacaciones de descanso y de tiempos de ocio relajantes y evitar la inquietud y los conflictos de la vida cotidiana.
Existen técnicas que pueden ayudar a manejar el estrés y por consiguiente la hipertensión.
  1. Reflexionar: es aprender a conocer las situaciones que pueden generar malestar psíquico y enfrentarse a ellas de forma positiva.
  2. Cambio de ambiente: es intentar crear tu espacio saludable basado en buena comunicación y aceptación
  3. La meditación: cuando realizamos esta técnica la presión sanguínea disminuye, además de disminuir el estrés psicológico, ansiedad y depresión
  4. Cambio de hábitos: buscar descansar a horas precisas, alimentarse saludablemente, realizar actividad física y encontrar tiempo de relajación.
  5. Terapia psicológica: esta nos proporciona herramientas para manejar el estrés junto con el psicoterapeuta, la técnica más utilizada es la terapia cognitiva conductual, la cual nos ayuda a aprender a manejar nuestros sentimientos razonando nuestra conducta y pensamiento, es el equilibrio entre estos tres aspectos, para superar las situaciones que nos producen estrés y mantenerlo estable.

FUENTES:
  • http://bvs.sld.cu/revistas/hie/vol43_1_05/hie07105.htm
  • http://www.tensoval.es/hipertension_y_estres.php
  • http://www.geosalud.com/hipertension/estres.htm
  • http://www.juventudrebelde.cu/ciencia-tecnica/2009-11-23/meditacion-reduce-presion-sanguinea-y-estres-en-universitarios/
  • http://directo.asepeyo.es/deinteres/consejos-para-combatir-el-estres/

Entradas populares de este blog

DISLEXIA DIFERENTE AL PROBLEMA DE LECTURA

DISARTRIA Y DISORTOGRAFIA

ASPECTOS PSICOLÓGICOS DE LAS ENFERMEDADES DE TRANSMISIÓN SEXUAL