EL AMOR MATERNO TAMBIÉN PUEDE LASTIMAR: SINDROME DE MÜNCHAUSEN POR PODERES

El Síndrome de Münchausen por poderes (SMP) es una patología de difícil diagnóstico, causante de gran morbimortalidad. 
En 1977, Meadow introduce el término síndrome de Münchausen por poderes (SMP), refiriéndose al caso en que un sujeto inventa la sintomatología de otro que se encuentra en situación de indefensión. Ya en 1951, Asher había descrito este síndrome en adultos que presentaban historias clínicas espectaculares llenas de invenciones, en un intento de conseguir seguridad hospitalaria y atención médica. Para Asher, existen dos diferencias los actores que es el "paciente" (o víctima), con sus fabulas tendentes a engañar a la otra, y el médico, con su potencial clínico. El incluir "por poder" da paso a un tercer actor (el perpetrador), que provoca e inventa síntomas sobre el menor y del que es responsable.
Regularmente consiste en que un progenitor generalmente la madre, induzca enfermedades en su hijo o hija intencionada y deliberadamente, o proporcione a los médicos información falsa acerca de la salud de su hijo, inventando enfermedades o síntomas que su hijo no padece.
Pueden inducir vómitos, provocar hemorragias, administrar sobredosis de fármacos, producir lesiones inyectar sustancias nocivas o gérmenes, etc.
La mayoría de las personas con síndrome de Münchausen por poderes son mujeres jóvenes casadas. Ante los demás se muestran como madres preocupadas por el bienestar de sus hijos y dedicadas a ellos, pero cuando están a solas muestran poco interés y apenas se relacionan con ellos.
Tienen una necesidad muy intensa de relacionarse con el personal médico y los hospitales y utilizan a su hijo para obtener este contacto. En el hospital se implican activamente en el cuidado del niño, no abandonan el hospital y suelen establecer buenas relaciones con el personal sanitario. A menudo, en el hospital se las encuentra más dedicadas a establecer relaciones con médicos y enfermeros u ofreciendo su apoyo a otras madres de niños hospitalizados, que ocupándose de sus hijos. Disfrutan formando parte de un ambiente cuyo objetivo principal es el cuidado de niños enfermos. Allí se sienten escuchadas y formando parte de algo. Rara vez reciben vistas del exterior, incluyendo al padre de estos niños, que apenas se implica en la salud de su hijo y suele permanecer ausente. Parecen no tener relaciones al margen de las que forman en el hospital. No es extraño que manejen historias de accidentes como incendios en sus casa, robos, etc., muchas veces de forma extravagante y exagerada.
Frecuentemente esta madres tienen conocimientos médicos y en ocasiones ejercen profesiones relacionadas con la medicina o el cuidado de enfermos. Suelen relacionarse con los demás de forma superficial y tienen pocas habilidades sociales, excepto cuando se trata de temas médicos.
Suelen exigir pruebas médicas o determinadas intervenciones a sus hijos, y pueden ponerse furiosas cuando no se realizan las indicaciones que ellas emiten, exigiendo nuevamente al parte médico que se practiquen dichas pruebas o procedimientos, en casos más extremos logran que los médicos lo realicen y lleguen a entubar a sus hijos sin necesidad.
Durante las crisis de sus hijos buscan intensamente ayuda para ellos, pero al mismo tiempo se mantienen calmadas.
Cuando los médicos no creen en la versión de la madre, ésta hará todo lo posible para que si lo hagan, intensificaran los síntomas del hijo, contaminaran muestras de diferentes formas.
Las personas con SMP a menudo tienen un trastorno de personalidad límite o histriónico, una historia de trastornos por somatización, síndrome de Münchausen (SM), depresión. Casi todas tienen problemas conyugales, un 70 por ciento han sido víctimas de abuso emocional, el 25 por ciento han sufrido abuso físico o sexual.
El 55 por ciento abusan de alcohol o drogas, el 60 por ciento han tenido intentos de suicidio, un 71 por ciento tiene trastorno alimenticio. 
Se trata de personas que, por sus experiencias de rechazo y maltrato, han aprendido que sólo pueden obtener atención y cuidados de los demás cuando se encuentran enfermas o en el caso de los hijos, estos están delicados de salud.
Cuando se les confronta ante la situación del descubrimiento de sus acciones, suelen negar rotundamente y se muestran indignadas, además si se les demuestra con grabaciones de los momentos que dañaron a sus hijos, suelen afirmar que es la primera vez que sucede. 
Kathy Bush, madre diagnosticada con síndrome de Münchaussen que fue condenada por abuso infantil, al someter a su hija a 34 operaciones en sus 11 años de vida por una misteriosa enfermedad que le hacía vomitar todo lo que ingería y la obligaba a alimentarse a través de un tubo en su estómago. Kathy envenenaba a su propia hija.

En cuanto a las víctimas, estas suelen ser niños de ambos sexos menores de un año. Pueden mostrar todo tipo de síntomas, incluyendo dolor abdominal, apnea, hemorragias, diabetes, diarrea, eczema, fiebre, infecciones, vómitos, taquicardia, fallo renal, ataques, pérdida de peso, etc. `
Suelen ser hospitalizados con frecuencia durante largos periodos de tiempo y llevados a urgencias a menudo. Dado que se trata de enfermedades inexistentes o provocadas por determinadas sustancias o manipulaciones, no suelen responder a los tratamientos médicos o muestran un curso inusual, con recurrencias e intensificaciones no esperadas.
Algunos investigadores afirman que muchos casos de muertes inexplicables, incluyendo casos de muerte súbita, podrían tratarse de asesinatos perpetrados por personas con SMP. 

Los signos que pueden indicar el Síndrome de Münchausen son:
  1. Enfermedades inexplicables, raras y prolongadas.
  2. Síntomas y signos que son incongruentes o inesperados o aparecen solo ante la presencia de la madre
  3. Tratamientos ineficaces o que el niño no tolera.
  4. Madres que dan referencias médicas sobre el estado de salud de sus hijos, entre las que destacan alergias a gran cantidad de alimentos y/o medicamentos.
  5. La madre suele no presentarse preocupada ante la enfermedad del hijo
  6. Historial familiar de muertes súbitas y hermanos con numerosas enfermedades
  7. La madre mantiene su actitud ante los médicos de realizar procesos de laboratorio innecesarios
  8. Los resultados de laboratorio son inconsistentes ante la salud del menor.
  9. Enfermedades que se agravan o reaparecen, cuando se observa mejoría. `
Este Síndrome no es exclusivo de los progenitores, también se han encontrado casos de hijos que cuidan a sus padres de la tercera edad, y estos últimos presentan síntomas y signos de enfermedades que solo aparecen cuando están los hijos o cuidadores presentes.

Lacey Spears fue encontrada culpable de asesinato de segundo grado por un jurado en Nueva York, por envenenar a su hijo con grandes cantidades de sal que su cuerpo no estaba capacitado para procesar. Esta mujer era bloguera y deseaba la atención de sus seguidores hasta llegar al punto de terminar con la vida de su hijo.
TRATAMIENTO
Es necesario proteger al niño, puede ser necesario retirarlo del cuidado directo del progenitor.
Los niños pueden necesitar atención médica para tratar las complicaciones de las lesiones, infecciones, medicinas, cirugías o análisis. Es importante que se le preste atención psicológica y psiquiátrica, para lidiar con la depresión, ansiedad y trastorno de estrés postraumático que puede presentarse con el abuso infantil.
El tratamiento a menudo involucra terapia individual y familiar, ya que es un abuso infantil, además se debe reportar ante las autoridades.


FUENTES:
  • www.analesdepediatria.org/es/sindrome-munchausen-por-poderes/articulo/S1695403308702133/
  • www.cepvi.com/index.php/psicologia/articulos/sindrome-de-munchausen-por-poderes?start=1
  • www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/001555.htm

Entradas populares de este blog

DISLEXIA DIFERENTE AL PROBLEMA DE LECTURA

DISARTRIA Y DISORTOGRAFIA

PROBLEMAS DE MATEMÁTICAS