DEPRESIÓN EN NIÑOS

Cada individuo cuenta con su propia personalidad y tiene sus propias herramientas para afrontar todos los obstáculos que produce la vida, en el caso de los niños están en desarrollo, formación y crecimiento, si se presentan situaciones adversas que producen en el niño tensión constante, como son perdidas familiares, desordenes de atención o de la conducta, dificultades de aprendizaje o problemas de salud mental, es muy probable que puedan sufrir de depresión.
La depresión infantil se define como una situación de tristeza mayor en intensidad y duración. Se sabe que si es una depresión mayor, los síntomas son mayores de dos semanas, y si es un trastorno distímico, cuando han perdurado por mas de un mes.

Los síntomas que se presentan son:
  • Humor depresivo: donde su estado de ánimo se presenta irritable y depresivo, los niños mas pequeños no pueden describir sus sentimientos y suelen quejarse de molestias físicas imprecisas, muestran una expresión facial triste o una escasa comunicación visual, su ánimo irritable se puede manifestar con una conducta agresiva o acciones que demuestren hostilidad o cólera, como berrinches o rabietas. Presentan momentos de llanto constante, se aburre con facilidad.
  • Pérdida de interés: no les interesa participar en juegos y actividades que normalmente pueden interesarle, se aleja de sus amigos y familia.
  • Falta de energía: no juegan, se sienten cansados, no desean ir a la escuela, están desanimados, no hablan, etc.
  • Pérdida de confianza: su autoestima esta baja, se sienten inferiores a los otros y su autoconfianza es casi nula. Se nota extremadamente sensible hacia el rechazo y el fracaso.
  • Reproches: esto refleja mediante una desvalorización a si mismo, tienen un sentimiento de  culpa excesivo o inapropiado.
  • Ideas o intentos autodestructivos: se observan en ocasiones signos no verbales de conductas suicidas como realizar acciones en las que corre riesgos de forma reiterada, se pudieran presentar en forma de juego, pero están experimentando que se siente, algunos suelen realizar comportamientos autolesivos, como son arañarse, cortarse, pegarse, etc.
  • Actividad psicomotriz agitada o inhibida: sus movimientos pueden ser muy rápidos o caso contrario son movimientos lentos y retraídos.
  • Alteraciones del sueño: pueden presentar insomnio, pesadillas o duermen demasiado.
  • Variaciones de peso: generalmente aumentan de peso, comen de más y hacen menos actividades.
  • Quejas somáticas: presentan dolores de cabeza, estomago, etc.
Como dato se ha encontrado que la depresión también afecta a bebés, las señales que se presentan son bebés que parecen estar tristes o decaídos, aún cuando sus padres o personas que lo cuidan están tratando de consolarlos. Se ha observado casos de bebés que pueden pegar desesperadamente a las personas que las cuidan. La depresión en esos niños está casi siempre ligada con el cambio o pérdida de la persona responsable de su cuidado, o  quien les cuida no es capaz de responder a sus necesidades.
La depresión en los bebés se ve reflejada en su estado anímico, esto no quiere decir que el bebé llore siempre porque esté triste, el niño refleja un estado apático y  sin ninguna iniciativa. Las consecuencias que puede tener la presencia de un cuadro depresivo en el bebé son varias. Puede producir cierto retraso en el desarrollo como el inicio de la marcha más tarde de lo normal, el retraso en el desarrollo del lenguaje, problemas de sueño, somatizaciones frecuentes, enfermedades de tipo infecto-contagiosa debido a una disminución de las defensas biológicas y alteraciones en la alimentación que mantienen al bebé en un estado de decaimiento. 
Hay varias teorías que intentan explicar el origen de la depresión infantil:
  1. En lo que respecta a lo conductual, a través de la ausencia de refuerzos, deficiencia de habilidades sociales y acontecimientos negativos ocurridos en la vida del niños.
  2. En el caso de lo Cognitivo, si se tiene la existen de juicios negativos, experiencias de fracasos, modelos depresivos, indefensión aprendida, ausencia de control, atribuciones negativas.
  3. Respecto a lo Psicodinámico, la relación en cuanto a la pérdida de la autoestima y la perdida del objeto bueno.
  4. En lo Biológico, puede ser por una disfunción del sistema neuroendocrino el cual aumenta los niveles de cortisol y disminuye la hormona de crecimiento, por una disminución de la actividad de la serotonina (neurotransmisor cerebral), y por efecto de la herencia (caso de padres depresivos)
También hay influencia de la familia el cual es el entorno inmediato del niño, el apego que se presenta a la madre y si ese apego es inseguro se ha relacionado con todo tipo de problemas de conducta, y también con la depresión, si existe un apego seguro es una de las tácticas para prevenir la depresión infantil. Por otro lado si la madre misma padece depresión es un factor de riesgo asociado al desencadenamiento de la depresión del niño.
La relación con el padre es indispensable para el desarrollo normal emocional del niños, si existe una buena relación aporta a ese desarrollo normal, caso contrario si se tiene una mala relación con el padre es un factor específico de diversos problemas infantiles entre ellos la depresión.
La relación entre hermanos también afecta también en desarrollo de trastornos de tipo emocional, si ésta está en malas condiciones.
Los padres deben prestar atención a la construcción de una adecuada autoestima y autoeficacia, así como incentivar la capacidad de afrontamiento.
Respecto a su entorno escolar, cuando se detecta de alguna deficiencia de aprendizaje en un niño y su pronta solución es imprescindible para lograr una situación de progreso normal y aceptable, eliminando la posibilidad de trastornos afectivos que permitan la depresión infantil.
El tratamiento que se sugiere:
  • Terapia Psicológica Cognitivo Conductual: se basa en la premisa de que paciente deprimido tiene una visión distorsionada de sí mismo, del mundo y del futuro. Tales distorsiones contribuyen a su depresión y pueden identificarse y tratarse con esta técnica.
  • Tratamiento Farmacológico: se basa en tratamiento con medicamentos específicos como son: Antidepresivos e Inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina.
  • Tratamiento combinado: incluye tratamiento psicológico y farmacológico
En todo caso cuando detectemos a un niño con las características anteriores, tenemos que actuar rápidamente, darle la atención adecuada y acercarnos a los especialistas que nos pueden ayudar.

FUENTES:
  • www.webconsultas.com/mente-y-emociones/familia-y-pareja/depresion-infantil-12305
  • www.guiainfantil.com/salud/cuidadosespeciales/depresioninfantil.htm
  • http://www.psicologia-online.com/infantil/depresion.shtml

Entradas populares de este blog

DISLEXIA DIFERENTE AL PROBLEMA DE LECTURA

DISARTRIA Y DISORTOGRAFIA

ASPECTOS PSICOLÓGICOS DE LAS ENFERMEDADES DE TRANSMISIÓN SEXUAL