DEPENDENCIA EMOCIONAL

Se han dado cuenta de que muchas personas se apoyan en otras para obtener felicidad, lo cual termina provocando muchos problemas. Se ven inmersos en estas relaciones donde la meta final es la respuesta de ese otro sobre la persona que esta sufriendo un apego máximo que llamaremos dependencia emocional, se trata de un problema por el que se sufre un enganche hacia ese otro porque se tiene una necesidad excesiva y continua de afecto.
La dependencia emocional es como la dependencia a las drogas o al alcohol, la cual opera con refuerzos positivos, es un apego ansioso a ese otro.  
Cualquier relación que esta basada en la dependencia emocional tiene una alta probabilidad de causar conflictos y restringir a cada miembro ya sea familiar, de pareja, amistosa, laboral, etc. Esta dependencia afecta tanto a hombres como a mujeres, pero los hombres suelen ocultarlo más por vergüenza, lo que permite que se agrave el problema. En el caso de las relaciones de pareja, la persona puede repetir el patrón con las diferentes parejas que tenga. No tiene que ver solo por cuestiones económicas o minusvalía, sino porque es una necesidad de amor pura; quien sufre esta dependencia tiene miedo a la soledad y no puede verse sin una pareja.
Generalmente el dependiente emocional busca parejas dominantes, de carácter fuerte, egoístas, desconsideradas, posesivas e incluso déspotas, capaces de llegar al maltrato físico y psicológico, a las que idealizan. 
Los dependientes pueden reconocer que están siendo maltratados, pero no pueden dejar de estar enganchados. Vivirán al compás de lo que la pareja quiera, desee, necesite y pida, solo para mantener contenta a la pareja.
Uno de los rasgos de la persona dependiente es la baja autoestima que tiene, lo que conlleva a despreciarse a sí mismo, son extremadamente críticos hacia ellos mismos y ello les produce culpabilidad, esta situación da paso a que la relación se convierta en amo y esclavo. Y aunque la relación pudiera tener una ruptura, el dependiente vuelve a ella, lo que provoca que tanto la dignidad como la autoestima disminuya o desaparezca.
El dependiente nunca llegará a ser feliz, tiene ansiedad y depresión, en ocasiones la familia y amigos tratan de hacerlo ver su condición, pero el dependiente negara lo que escuche y defenderá su relación, donde la mayoría de los casos se observará alejamiento por parte de la familia y/o amigos.
También se ha detectado que el dependiente abandona sus actividades cotidianas, sus responsabilidades tanto individuales, sociales y laborales, para poder satisfacer las necesidades de la pareja.

Signos detectados en los dependientes emocionales:

  1. Prioridad de la pareja sobre cualquier otra cosa: anteponen al otro sobre si mismos y sus propias necesidades y gustos.
  2. Voracidad afectiva (deseo de acceso constante): Necesidad de saber todo respecto a la pareja, en donde esta y con quien, el mantener el contacto constantemente sin restricción.
  3. Tendencia a la exclusividad en la relaciones: el dependiente quiere a la persona para si, sin compartirlo con nadie más.
  4. Sumisión hacia la pareja: soportar todo tipo de conductas y acciones negativas hacia si mismo.
  5. Pánico ante el abandono o el rechazo de la pareja: miedo a perder a esa persona 
  6. Trastornos mentales tras la ruptura: el "síndrome de abstinencia": al igual que la dependencia a las drogas, esta situación produce una adicción a ese tipo de relaciones, es muy común.
  7. Búsqueda de parejas con un perfil determinado: suelen preferir a alguien egocéntrico, a veces hostil, posesivo o conflictivo.
  8. Baja autoestima: son personas que no se quieren así mismas, no intentan protegerse ni se valoran.
  9. Miedo a la soledad:no soporta estar solo y el temor que los embarga al no tener pareja o alguien a su lado es extremo.
  10. Necesidad de agradar, buscan la validación del otro: no aparece en todos los dependientes, pero si es bastante común, el individuo intenta satisfacer las necesidades del otro, intentan no provocar problemas y llevarse bien con todos.

PASOS PARA ELIMINAR LA DEPENDENCIA EMOCIONAL
  • Reconocer que hay un problema: al notar que la felicidad depende de una sola persona no disfrutan de otra cosa, su alegría depende de como los tratan los demás y de lo que piensen de él, evitan llevar la contraria para no ser rechazados, anteponen el deseo del otro al suyo, se sienten bien consigo mismos si se siente querido, le invade el miedo que le impide disfrutar, son altamente chantajeados emocionalmente, prefieren sufrir antes que dejar a la persona, sienten culpas y la relación le genera ansiedad.
  • Hacer un listado de las cosas que perjudican y se hace por amor: ya al haber reconocido que se tiene un problema de dependencia emocional, se sugiere hacer este listado de cada una de las acciones que el dependiente hace por el otro o los otros que lo esta perjudicando, es hacer consiente el sufrimiento, y reaccionar  a todo lo negativo que le ha dado esa relación.
  • Reforzar la autoestima para eliminar la dependencia emocional: en este punto se sugiere que se presente a una terapia la cual le permitirá encontrar opciones de reforzamiento, la lectura también es una opción junto la terapia porque amplia el panorama de las vivencias y de conocimiento de si mismo, podrá establecer que situaciones le afectan y las trabajara junto el psicoterapeuta.
  • Aprender a estar solo y reservar tiempo para si mismo: es aceptarse así mismo, el poder vivir consigo mismo, el valorarse y apreciarse, además de aprender a quererse de una manera sana, disfrutando de las cosas que gusta hacer y cuidarse como se merece.
  • Establecer relaciones con las personas correctas: personas que respeten, valore, traten bien y aporten algo positivo en tu vida.
  • Mantener la actitud firme de no regresar a relaciones dependientes, tener fuerza de voluntad.

Entradas populares de este blog

DISLEXIA DIFERENTE AL PROBLEMA DE LECTURA

DISARTRIA Y DISORTOGRAFIA

EL OCIO: BENEFICIOS, VENTAJAS Y DESVENTAJAS.