¿CÓMO ME VEO A MI MISMO? LA PREGUNTA DEL AUTOCONCEPTO


En esta ocasión platicaremos sobre el autoconcepto, esta es la imagen que tiene una persona de sí misma, engloba el conjunto de características tanto físicas, intelectuales, afectivas, ideas, sentimientos, sociales, etc., que conforman la imagen que una persona tiene de sí misma. Este concepto va variando conforme pasa el tiempo, gracias a diferentes factores desde lo cognitivo (pensamiento) hasta la interacción social (entorno).

El autoconcepto esta conformado por dos componentes uno de ellos es la identidad personal y la otra la social, la primera incluye rasgos de personalidad y ciertas características que hacen única a la persona; en la segunda están incluidos los grupos donde se pertenece como son: comunidades, religiones, universidades y la propia familia.

Tener una imagen positiva o negativa de uno mismo va a determinar la manera de afrontar diversas situaciones, y esta ligada a la autoestima. Si el autoconcepto como la autoestima están bajas, pueden generar depresión, ansiedad y dificultades de relacionarse con los otros en todas las áreas de la vida.
Este autoconcepto se va desarrollando desde que somos pequeños y tiene que ver con la interacción social que inicia en primera instancia con nuestros padres y cuidadores, nosotros vamos ampliando nuestra capacidad de adquirir y sofisticar las habilidades que tenemos para controlar eventos en el entorno.
El juego es una parte principal dentro de esta interacción donde el niño aprende a regular su conducta ante los demás, observando las reglas y eso estimula su propio concepto de sí mismo, al sentirse parte del grupo, toma consciencia de sus propias acciones y el de los demás, además de cómo se percibe él ante ellos y como cree que lo perciben los otros.


En el caso de los adolescentes es una etapa clave como crítica en la vida de las personas, esta va caracterizada por cambios a nivel físico y mental, en esta etapa las habilidades y relaciones sociales comienzan a cobrar más importancia que nunca, porque el chico necesita sentirse integrado al grupo o grupos donde pertenece, y esto permite que tanto sus acciones y decisiones van a ser influenciadas por los otros, así que van a encontrar a un chico que en su infancia se comportaba de una manera y que cuando llega a su adolescencia cambia desde su peinado, gustos, canciones, etc., pasando además por conductas que suelen producir preocupación en los padres.
En cuanto la relación padre e hijos, es resentida por todos estos cambios y afecta la comunicación entre ellos, el acercarse a sus hijos adolescentes no es una tarea fácil. El chico experimenta en sí mismo una tormenta de sentimientos encontrados, porque por un lado se siente casi un adulto que puede tomar sus propias decisiones pero por otro inseguro de su propia vida y, su autoestima y autoconcepto han cambiado drásticamente.

En el adulto en cambio el autoconcepto podría decirse se ha formado después de pasar por las anteriores etapas las de la niñez y la adolescencia, tratamos de demostrar una identidad pública para mantener y reafirmar la imagen que pensamos es la correcta. Como adultos lo que más utilizamos es el lenguaje corporal como son las expresiones faciales, posturas, gestos, miradas, tonos de voz, etc., lo cual da información de nuestro estado de ánimo, opiniones, intenciones y manera de ser. El físico es una factor importante para nosotros como adultos, porque se cree que las personas atractivas son más capacitados socialmente y además de ser competentes. Como nos representemos a nosotros mismos tiene mucho que ver para que nos interactuemos públicamente, porque generalmente deseamos ser relacionados con personas hermosas, atractivas y populares, (no son todos los casos pero es una mayoría). El entorno donde nos desarrollamos y los objetos que poseemos son factores que pertenecen al autoconcepto, al tener la creencia que entre mejor estemos socialmente, económicamente y culturalmente, somos mejores sin que realmente esto nos defina. Además el tratar siempre de presentarnos como un ser éxitoso, también genera en la persona ansiedad social, esto crea expectativas propias y del entorno, lo que provoca en el individuo un autoconcepto erróneo y deformado.


RECOMENDACIONES  EN LOS NIÑOS:

Cada persona va construyendo su autoconcepto, el cual va acompañado de las influencias como ya se dijo de los padres y familia en general, y el de la influencia escolar, que cuando el pequeño empieza a establecer contacto con ese entorno amplia aún más la imagen de sí mismo.

Por eso se recomienda que los padres y familiares cuiden lo que dicen, sus actitudes y acciones ante los niños, porque esa imagen es el primer contacto en que empiezan a formar el autoconcepto, como regla básica "no etiqueten a los pequeños", es una condición errónea y produce una idea que suele marcar para toda la vida al niño, entre esas etiquetas encontramos por ejemplo; "mira la gordita es muy simpática", ya ahí establecieron dos etiquetas enlazando que las "gorditas" son simpáticas, esa niña crecerá creyendo que ser gordita es sinónimo de ser simpática, además que con el simple echo de decirle gordita ya la están clasificando y siempre se verá así misma como la "gordita" aunque no lo sea.

Por otro lado también es necesario que refuercen positivamente a los chicos, porque al realizarlo ustedes pueden trasmitir expectativas que permitan confiar en las propias capacidades del niño, además de proveerles una imagen positiva de sí mismos, no centrarnos en sus errores pero si destacar su aciertos, esto no quiere decir que no se le llame la atención cuando realicen algo mal, pero no ciernen todo el contexto a esa situación "mala" porque provocan inseguridad y un estado de fracaso, aunado de haber decepcionado a las personas que quieren.

No sobreprotejan a los pequeños, ellos tienen que aprender hacer las cosas por sí mismos, tienen que comprobar que sus habilidades y capacidades son correctas, al sobreprotejerlo no se permite al niño a enfrentar las dificultades y siempre dependerá de los factores externos que de él mismo. Ayudar al niño a tomar sus decisiones es un punto fundamental, porque a partir de ello se dará cuenta de lo que desea, siempre y cuando se le expliquen las opciones y como conseguirá cada una.

Es importante que desde etapas tempranas a los niños se les refuerce su autoconcepto, para que cuando sean adultos sean personas mas centradas y valoren su propia persona.


RECOMENDACIONES EN LOS ADOLESCENTES:

En el caso de los adolescentes lo que se recomienda es dejar que se expresen si tienen algún problema u opinión, prestarles atención a sus inquietudes y más que criticar o ser inquisitivos con sus ideas, es darles la opción de que ellos mismos encuentren la solución, dándoles la oportunidad de pensar en alternativas a sus problemas y fomentar el autocuestionarse si creen que lo que están observando o pasando tuviera otras opciones de cambios. La comunicación es la llave de que los adolescentes puedan expresar lo que están pasando y si como padres mantenemos un lenguaje claro y abierto, acompañado de tolerancia y flexibilidad, los chicos van a sentirse importantes y con valía ante el grupo más fuerte que tienen que es el de la familia.

Uno de los grandes problemas entre padres e hijos es que los padres juzgan las acciones de sus hijos de forma precipitada, no dan la oportunidad de que ellos se den cuenta de como se están comportando y si ese comportamiento e ideas que se presentan son las correctas o no, esto cierra el canal de comunicación, y tanto el padre como el hijo tienden a sentirse frustrados, lo cual nuevamente produce en el chico un autoconcepto bajo e inseguro.

Existen tres factores que van de la mano, uno de ellos es la empatía, otro la confianza y por último la seguridad; si los chicos sienten que sus padres son empáticos con sus emociones, con sus ideas y los entienden, esto produce en el adolescente confianza en sí mismo, además de que nosotros como padres les estamos dando la idea que confiamos en ellos y en sus decisiones, y se sienten seguros de lo que realizan. Nunca humillen a sus hijos esto produce en el chico un concepto de si mismo como desvalorizado y pega en su autococepto y en su autoestima, destruye en él la percepción de sí mismo positiva y se verá como alguien sin crédito, producirá enojo e insatisfacción. Se debe llamar la atención por algún acontecimiento o conducta que fuera mala, deben hacerlo a solas evitando que pase vergüenza ante los otros.

Por último siempre refuercen positivamente las conductas deseadas para que se repitan, elogien sus logros, feliciten cuando estén haciendo las cosas bien, no es necesario premiarlos a cada rato pero si que ellos noten que a ustedes les agrada su comportamiento, sus gustos y que sobre todo aprecian cada logro realizado por sí mismos, esto aumentará su autoestima y su autoconcepto y lograrán ser personas sinceras, asertivas y habilidosas socialmente.


RECOMENDACIONES EN EL ADULTO

Existen varios factores que influyen en el autoconcepto en el adulto, como son la motivación, la imagen corporal, las aptitudes y la valoración de los demás hacia nosotros.
Como adultos debemos plantearnos cómo actuaríamos y por qué ante alguna situación que nos importa, esto permitirá que no nos genere ansiedad o miedo, es una manera de evaluar nuestro entorno y a nosotros mismos. La imagen que deseamos ver en nosotros, es una tarea que compete solo de nosotros, vernos ante algo o alguien que nos genera algún sentimiento, nuestro autoconcepto generará la respuesta propia, si por un lado estamos inseguros por nuestro aspecto, debemos replantear si lo que proyectamos es coherente con lo que sentimos y como nos vemos a nosotros mismos, es importante valorarnos y ser realistas, porque muchas personas tienden a menospreciarse y a llevarse por ideales irreales, lo que origina baja autoestima e incluso problemas psicológicos, así que conviene evaluar si estamos siendo claros con nosotros, valorar cada rasgo tanto físico como psicológico, en pro a destacar nuestras cualidades, aptitudes y actitudes, y trabajar con las que pensamos no son buenas, buscando un concepto nuevo, que nos permita apreciarlo como una alternativa positiva.
Por otro lado muchos le damos demasiada importancia por lo que piensen otros, desde los halagos, reconocimientos, críticas, juicios, burlas, etc., algunas son buenas aportaciones para generar un autoconcepto positivo, pero otras generan lo contrario, esto depende de cada persona, de como se sienta consigo mismo, y la importancia que de a los comentarios de los demás, lo importante aquí, es que la persona busque siempre su propia identidad, que se acepte como es, que destaque lo positivo y que trabaje con lo que no le parezca bueno.


Aunque todos queremos proyectar una imagen lo más aproximada a nuestro ideal, lo más sencillo es presentar una apariencia congruente con el concepto de nosotros mismos.

Entradas populares de este blog

DISLEXIA DIFERENTE AL PROBLEMA DE LECTURA

DISARTRIA Y DISORTOGRAFIA

ASPECTOS PSICOLÓGICOS DE LAS ENFERMEDADES DE TRANSMISIÓN SEXUAL