Alienación parental: "El uso de los hijos encontra de las parejas y exparejas"


El Síndrome de Alienación Parental o SAP, es un conjunto de síntomas que se producen en los niños cuando uno de sus progenitores o ambos mediante diferentes estrategias, dan a los pequeños ideas en contra del otro progenitor, para destruir los vínculos afectivos.
Esto sucede particularmente en familias separadas  o divorciadas, en donde el progenitor intenta afectar la estabilidad del otro a través de sus hijos; esta situación puede realizarse por otra persona la cual mantiene la custodia del o los menores, y en ocasiones se han presentado casos en parejas que continúan juntas y realizan la alineación parental entre los hijos, aunque es en menor grado.
El progenitor desarrolla en el niño un mensaje confuso y les realiza una serie de ideas erróneas en contra de la otra parte, lo cual provoca odio patológico e injustificado, esto desata en el menor consecuencias en su desarrollo físico y psicológico.
Este síndrome se considera como un maltrato infantil, en México se han desarrollado diferentes estrategias legales en contra de la alineación parental, en el 2014 el Código Civil del Distrito Federal entro en vigor las disposiciones en contra de la Alienación Parental, en el cual indica que al comprobarse dicho suceso, si los niños están con el padre que provoque la alienación, la guarda y custodia pasara automáticamente al otro progenitor. En caso de que la alineación sea severa el contacto con el padre alineador sea suspendida.
La OMS no ha aceptado aún la existencia de este síndrome, al igual que la Asociación Americana de Psiquiatría


Algunos de los signos que se presentan son:
  1. Desvalorizar o minimizar la acciones del otro progenitor.
  2. Insultar ante los niños al otro padre
  3. No permitir la convivencia entre el padre o madre con los hijos
  4. Introducir a otros miembros de la familia o amistades para continuar los ataques hacia la ex-pareja
  5. Ridiculizar o disminuir los sentimientos de los menores hacia el otro padre
  6. Premiar las conductas que permitan el insulto o rechazo hacia el otro padre
  7. Influir en los niños para decir mentiras sobre el otro padre.

Consecuencias en el menor:
  • Los menores se sienten traicionados por uno de los padres hasta sentir que es el enemigo, lo cual provoca desapego hacia éste.
  • Los niños piensan que sus necesidades no son importantes, creen que deben quedar bien con el padre que esta con ellos y no los ha traicionado, sin importar que ellos deseen estar también con el otro.
  • Estos niños piensan que el amor y la obediencia hacia el padre que esta con ellos debe ser demostrado con odio hacia el otro padre.
  • El menor asegura que la decisión de rechazo hacia el padre es propia,
  • No existen sentimientos de culpa al denigrar y separarse del padre alineado.
  • Sentimientos de angustia, miedo, inseguridad, menosprecio, traición, abandono, soledad y ansiedad.


Estrategias para evitar la alineación parental.

  • Nunca hablen mal de las ex-parejas ante los hijos, la situación entre ustedes es de ustedes, no involucren a los pequeños en sus disputas, ni fomenten odio o resentimiento.
  • Ser sinceros sobre la situación de pareja, que la decisión es de ambos y que el echo de no vivir juntos no significa que no amén a sus hijos, dar siempre certeza de que estarán al pendiente y cuidado por ellos, esto fomenta la seguridad.
  • Resuelvan sus conflictos entre ustedes, en un lugar ajeno a seno familiar, donde no se encuentran los niños, esto provoca en ellos estrés, miedo y angustia, al estar inmersos en los conflictos constantes.
  • Destaquen en los niños cuestiones positivas de sus habilidades, de su comportamiento, de sus sentimientos, etc., esto dará herramientas en los menores para poder tolerar su nueva situación.
  • Mostrar amor hacia ellos sin manipuleo de como deben comportarse ante el otro padre en forma inapropiada.
  • Promover e incitar la convivencia entre los hijos y el otro padre.
  • Hablar sobre el otro padre siempre de manera correcta, destacar las virtudes que tiene como ser humano y como padre.  
  • El menor no debe ser tratado como traidor por amar a ambos padres.
  • Buscar apoyo psicológico para el manejo familiar y esto desarrolle estrategias para la convivencia sana familiar.
  • Llegar a acuerdos entre padres para la educación de los hijos.
  • Recuerden los niños no son armas vengadoras, son seres humanos con derechos, que desean estar con ambos padres, convivir y amarlos por igual.

Les dejamos algunos enlaces sobre testimonios y organizaciones en contra de la alienación parental.

Entradas populares de este blog

DISLEXIA DIFERENTE AL PROBLEMA DE LECTURA

DISARTRIA Y DISORTOGRAFIA

ASPECTOS PSICOLÓGICOS DE LAS ENFERMEDADES DE TRANSMISIÓN SEXUAL